Adiós al Phantom VII

Torsten Müller-Ötvös, CEO de Rolls-Royce Motor Cars, ha anunciado que la actual y celebradísima versión del modelo Phantom dejará de fabricarse gradualmente a lo largo de 2016. Este anuncio está relacionado con recientes noticias según las cuales Rolls-Royce Motor Cars ha empezado la fase de pruebas de su nueva arquitectura, fabricada íntegramente en aluminio y que será la base de todos los Rolls-Royce que salgan al mercado a partir de 2018. Müller-Ötvös anunció también que los modelos Phantom Coupé y Drophead Coupé no se renovarán en el futuro. Estos dos magníficos modelos Phantom cerrarán su ciclo de vida con una atractiva colección especial de tan solo 50 unidades que ha sido bautizada como «Phantom Zenith». 

La actual generación de Phantoms (la séptima) empezó a fabricarse en Goodwood hace más de 13 años y rápidamente se convirtió en la piedra angular del renacimiento de Rolls-Royce Motor Cars. El Phantom VII, magnífico ejemplo de las mejores características de la marca Rolls Royce, como la elegancia y la identificación con el sumun del superlujo, está llegando al final de su periodo de producción. 

En noviembre de este año llegará a su fin la fabricación en Goodwood de los últimos Phantom Coupé y Drophead Coupé. Estos modelos no serán reemplazados por otros. Pero, si es usted coleccionista, tenemos buenas noticias: como homenaje de despedida a estos automóviles verdaderamente excepcionales, se fabricarán 50 unidades de Coupé y Drophead Coupé en una colección tan espectacular como exclusiva que recibirá el nombre de «Phantom Zenith». 

También durante este año, Rolls-Royce construirá las últimas unidades de limusinas Phantom VII. 

Torsten Müller-Ötvös ha declarado sentirse «muy orgulloso e ilusionado de anunciar que pronto llegará un nuevo Phantom más contemporáneo, aún más atractivo, con innovaciones en materia de diseño y tecnologías de última generación. Cualquier nueva versión del Phantom constituye un acontecimiento en la historia del automóvil y estamos trabajando a fondo para perfeccionar el Phantom VIII». 

En 2003, Rolls-Royce Motor Cars marcó un hito en el mundo de los automóviles de lujo con el lanzamiento del Phantom VII, que ha sido la personificación del lujo en estado puro durante estos últimos 13 años. En ese periodo, Rolls-Royce ha fabricado muchos Phantoms fantásticos que han causado sensación en todo el mundo por su belleza y han redefinido el concepto de puro lujo sobre cuatro ruedas.

Ahora ha llegado el momento de dar el siguiente paso en ese viaje hacia la cumbre de la suntuosidad.

 

Phantom VII: un referente del lujo pese a estar cercano su adiós

A pesar de estar llegando a su final, el Phantom VII sigue siendo un referente absoluto del lujo en la industria del automóvil. Aún se fabricarán algunas unidades de edición limitada y cada una de ellas será la última de su línea.

Para conmemorar el fin de esta era, el departamento de diseño Bespoke de Rolls-Royce Motor Cars creará las unidades más personalizadas de cada uno de los modelos Phantom (Coupé, Drophead Coupé y Limousine) que se hayan fabricado hasta la fecha. Los artesanos que participan en la fabricación de cada automóvil que sale de la planta Home of Rolls-Royce en Goodwood ya están preparándose para el meticuloso trabajo que requerirán estos últimos vehículos especiales.

 

Colección Phantom Zenith: el sumun de la excelencia automovilística

La primera de estas colecciones especiales recibirá el nombre de Zenith y estará compuesta por los últimos modelos de Phantom Coupé y Drophead Coupé que podrán encargarse a Rolls-Royce Motor Cars.

Según Giles Taylor, Director de Diseño, «la colección Phantom Zenith será, como su propio nombre sugiere, el cénit, la cumbre, lo máximo, lo mejor de su clase, el estándar de calidad más alto que pueda conseguirse y en función del cual se juzgará todo lo demás. Será la suma de las mejores características de los Phantom Coupé y Drophead Coupé, pero con algunas sorpresas. Esperamos que estos 50 espectaculares coches despierten una enorme expectación. Solo podemos decir que no se volverá a ver nada semejante».

Entre esas sorpresas cabe destacar una zona de recepción en la parte trasera, reposabrazos con imágenes grabadas con láser de los lugares de lanzamiento del 100EX (Villa D’Este, en Roma) y el 101EX (Ginebra), esferas Bespoke en el salpicadero y una versión muy especial de la icónica figura del Espíritu del Éxtasis. Como recuerdo de su compra, cada cliente recibirá un regalo de valor incalculable; los automóviles en sí se ofrecerán en una paleta de memorables combinaciones de color basadas en la historia de Rolls-Royce.

 

Phantom VII: el regreso a la cumbre de la excelencia automovilística

El lanzamiento de la séptima generación de Rolls-Royce Phantom el 1 de enero de 2003 fue mucho más que la presentación de un nuevo coche de superlujo, ya que marcó el renacer, en el siglo XXI, de la marca de automóviles de lujo más famosa del mundo y fue el primer atisbo de una obra maestra que rápidamente se consagró como el culmen de la excelencia automovilística, un coche que señaló un camino que otros solo han podido intentar seguir.

Durante los cinco años anteriores, nuestros diseñadores, ingenieros y artesanos habían trabajado con discreción en la creación de un nuevo automóvil insignia para la marca Rolls-Royce y en la construcción del puntero centro de producción de Goodwood, en el sur de Inglaterra. Estos logros, sin parangón en la industria del automóvil, resultaron aún más asombrosos al tratarse de una marca que soportaba el peso de la historia automovilística y de unas expectativas de futuro merecidamente elevadas.

Desde su lanzamiento, el Rolls-Royce Phantom demostró ser un digno receptor del testigo que constituye la célebre figura del Espíritu del Éxtasis.

Desde la rejilla Pantheon Grille hasta el largo voladizo trasero, el diseño era inconfundiblemente Rolls-Royce. Cada ángulo revelaba un coche atrevido a la par que elegante, con una presencia en carretera inigualable.

A partir de 2005, se añadieron nuevas variantes del Phantom VII. Primero fue el Phantom Extended Wheelbase, con mayor distancia entre ejes, seguido en 2007 por el descapotable de lujo definitivo, el Phantom Drophead Coupé, y en 2008 por el Phantom Coupé, el sofisticado gran turismo de Rolls-Royce.

Todos estos coches son bellísimos, presumen de tener un atractivo inmune a las modas y han sido la piedra angular de la oferta de productos personalizados de Rolls-Royce, que se basa en satisfacer las sofisticadas exigencias de sus clientes y en brindarles la oportunidad de crear auténticas obras de arte a medida al encargar sus automóviles. Hoy, cada Phantom que sale de la planta Home of Rolls-Royce en Goodwood tiene elementos Bespoke. Waterspeed, Aviator, Metropolitan, Maharajah y Serenity son los nombres de algunos Phantoms personalizados que forman parte de colecciones privadas en todo el mundo y que, por su carácter icónico, seguirán durante muchos años entre los Rolls-Royce más entrañables de la historia de la marca.