Dawn: nuevo amanecer en el país del sol naciente

Tras el gran éxito de la presentación y el lanzamiento global a través de Internet del nuevo Rolls-Royce Dawn en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 2015, Rolls-Royce Motor Cars anuncia que ha empezado formalmente a aceptar pedidos del drophead de superlujo más exclusivo en Japón.

Tras una serie de exclusivas presentaciones privadas del coche a clientes potenciales en Tokio durante el verano de 2015, la respuesta fue abrumadoramente positiva, por lo que se espera que Japón sea el mayor mercado para el Dawn en la región de Asia-Pacífico.

 

«Cuanto más oscura es la noche, más cerca está el amanecer»

 

El nuevo Dawn de Rolls-Royce es una reinterpretación contemporánea y llena de estilo de cómo debe ser un descapotable de cuatro plazas de superlujo: exclusivo, refinado, el automóvil de superlujo más social que existe. Se inspira en el Silver Dawn, un nombre que se hizo famoso a pesar de aplicarse a tan solo 28 dropheads Rolls-Royce muy singulares entre 1950 y 1954. 

Corren tiempos difíciles y la frase «Cuanto más oscura es la noche, más cerca está el amanecer» nos hace pensar en que siempre hay luz y esperanza. Esa hora de oscuridad justo antes del alba, en la que tradicionalmente se han imaginado apariciones de Phantoms, Ghosts y Wraiths, y en la que a cada uno nos acechan nuestros miedos, se ve iluminada por una explosión de luz matutina llena de energía: cuando nos despertamos, vemos un nuevo amanecer y contemplamos las infinitas posibilidades que nos brinda el nuevo día. 

 

Ingeniería de máxima calidad y un verdadero espacio de cuatro plazas

 

A partir de la filosofía de diseño de Rolls-Royce y de su inigualable calidad artesanal, se ha creado un automóvil que incorpora todos los elementos distintivos de la marca y ofrece una experiencia de conducción relajada a la vez que emocionante. 

Según Giles Taylor, Director de Diseño la marca, «en Rolls-Royce, presumimos de crear automóviles fantásticos que sirven también como espacios para las relaciones sociales. La idea de crear un automóvil como el Dawn y que solo lo pudieran usar cómodamente en el día a día dos adultos sería anatema. Al crear el Dawn, no hemos escatimado esfuerzos ni aceptado medias tintas: buscamos la máxima comodidad y lujo para cuatro adultos que quieran viajar juntos disfrutando de la máxima distinción.» 

Los ingenieros de Rolls-Royce han prestado gran atención al techo del Dawn, el cual  una vez desplegado, aísla el ruido igual que en un Wraith y puede plegarse o desplegarse en solo 20 segundos a una velocidad de crucero de 50 km/h. Partiendo de un techo fabricado en tela, el objetivo era diseñar el descapotable más silencioso del mundo. Partiendo de un techo fabricado en tela, el objetivo era diseñar el descapotable más silencioso del mundo. El equipo de ingeniería inventó incluso una frase para definir lo que pretendía conseguir con el mecanismo del techo: El ballet silencioso. 

El techo es el toque final de un diseño bello, elegante y sensual, y sigue siendo uno de los más amplios entre todos los descapotables del mundo, solo superado por la capota del Phantom Drophead Coupé también de Rolls-Royce. 

 

Escultura automovilística en movimiento

 

El nuevo Rolls-Royce Dawn se distingue de otros modelos más arraigados en que tiene un 80 % de paneles de carrocería exclusivos. Dawn es un drophead de superlujo de cuatro asientos y totalmente contemporáneo y, como tal, constituye una evolución en el lenguaje de diseño de Rolls-Royce que persigue un claro objetivo: crear un automóvil que sea igual de bello con la capota desplegada o recogida. 

Con la capota recogida, resultan evidentes las sensuales líneas del Dawn. Desde el lateral, el ángulo pronunciado del parabrisas, la línea estampada que cubre con fluidez la parte trasera y la línea de cintura elevada que se levanta sobre el perfil dan una impresión de dinamismo relajado, sin alardes. Esa línea de cintura envuelve también la parte trasera del habitáculo creando un efecto muy acogedor.

El salpicadero es digno heredero de la tradición de excelencia y artesanía de Rolls-Royce, pero con un toque moderno. El panelado Canadel, hecho con madera de poros abiertos, abraza la parte trasera del habitáculo y su forma de herradura, mientras que la madera del salpicadero, que el usuario puede elegir a su gusto, fluye hacia abajo por la «cascada» entre los asientos traseros y también rodeando el revestimiento que cubre los paneles interiores de las puertas, como invitando al propietario o a sus pasajeros a entrar.

 

Tecnología discreta, conducción relajada

 

Además de los avances logrados por el equipo de Rolls-Royce en el diseño de automóviles descapotables, el nuevo Rolls-Royce Dawn incorpora otras innovaciones de ingeniería especiales para este modelo.

El reto a la hora de diseñar cualquier descapotable es conseguir un alto grado de rigidez torsional en toda la estructura sin que aumente el peso de la carrocería. La rigidez torsional es vital para minimizar el fenómeno conocido como «scuttle shake» (una flexión del chasis y consiguiente vibración habitual en la mayoría de descapotables) y para mantener la compostura dinámica del automóvil.

La nueva configuración de la suspensión ayuda a mitigar ese efecto en lo que se refiere a la rigidez de la carrocería y a la distribución de la masa, con lo que se garantiza una comodidad máxima a la velocidad de crucero y, por tanto, la siempre esperada sensación de los clientes de Rolls-Royce de viajar sobre una alfombra mágica.

El sistema de navegación e interfaz multimedia se ha actualizado de manera significativa y la información se muestra en una espectacular pantalla de alta definición de 10,25”, que se controla usando el controlador giratorio Espíritu del Éxtasis. El controlador giratorio Espíritu del Éxtasis cuenta con un panel táctil que permite incluso escribir caracteres en japonés con un solo dedo.

Gracias al nuevo software del radar y a la cámara (que se encuentran en el faldón del parachoques delantero y en la parte superior central del parabrisas, respectivamente), el sistema ofrece una respuesta más rápida (por ejemplo, preparando los frenos cuando se prevé un nivel de presión adicional en situaciones de emergencia). En caso de producirse una circunstancia de verdadero peligro, el Dawn despliega en décimas de segundo un sistema de protección antivuelcos oculto tras los reposacabezas traseros.

También se han aplicado los más recientes avances en tecnología LED a las luces del Rolls-Royce Dawn. Gracias a ello, y al uso de una tecnología adaptable, se ha optimizado significativamente la capacidad de iluminación.

Además, se ha pasado del sistema de cambio automático entre luces cortas y largas a una revolucionaria tecnología con la que se genera una luz que no deslumbra. También se ha mejorado la seguridad al conducir de noche gracias a la pantalla HUD y al sistema de detección de calor.

Huelga decir que el alma y el corazón del Dawn, como en cualquier otro Rolls-Royce, es el tradicional propulsor V12 biturbo de 6,6 litros. Unido todo ello a una transmisión automática de 8 velocidades asistida por satélite, que emplea datos de GPS para que el automóvil vea más allá de lo que ve el conductor, el Dawn ofrece una experiencia de conducción excepcional.